Posteado por: analisisgrafico | febrero 28, 2006

el signo Empecemos por definir básicamente al …

el signo


Empecemos por definir básicamente al signo.

Un signo es toda aquella “cosa” capaz de traernos a la memoria otra.

Pa­ra co­mu­ni­car­nos nos va­le­mos del len­gua­je, den­tro del cual la uni­dad mí­ni­ma de sen­ti­do es el sig­no: esa ima­gen (men­tal) de na­tu­ra­le­za to­tal­men­te dis­tin­ta al es­tí­mu­lo que tie­ne por fun­ción evo­car.

Ope­ra­ti­va­men­te lo di­vi­di­re­mos en sig­ni­fi­can­te (la re­pre­sen­ta­ción en sí) y sig­ni­fi­ca­do (el con­te­ni­do que se le asig­na), pues­to que en la rea­li­dad no es po­si­ble se­pa­rar es­tas dos en­ti­da­des.

A ca­da sig­ni­fi­can­te le co­rres­pon­de una ca­de­na flo­tan­te de sig­ni­fi­ca­dos, por eso de­ci­mos que los sig­nos son po­li­sé­mi­cos.

Por ejem­plo el sig­ni­fi­can­te del pic­to­gra­ma de una si­lla pue­de va­riar de acuer­do con con­tex­to en el que es­té:

Mue­ble­ría: in­di­ca­dor de ven­ta de si­llas.

Ae­ro­puer­to: in­di­ca­dor de sa­la de es­pe­ra.

Bi­blio­te­ca: in­di­ca­dor de sa­la de lec­tu­ra.

To­do sig­no tie­ne un sig­ni­fi­ca­do re­fe­ren­cial o de­no­ta­ti­vo. La de­no­ta­ción es la re­la­ción por me­dio de la cual ca­da con­cep­to o sig­ni­fi­ca­do se re­fie­re a un ob­je­to, un he­cho, o una idea. El papel del re­cep­tor en el men­sa­je de­no­ta­ti­vo es pa­si­vo.

Ade­más de de­no­tar, el sig­no fre­cuen­te­men­te se car­ga de va­lo­res que se aña­den al pro­pio sig­ni­fi­ca­do. Di­chos va­lo­res va­rían de acuer­do con los dis­tin­tos hom­bres y las di­fe­ren­tes cul­tu­ras. A es­te plus se lo de­no­mi­na con­no­ta­ción. El pa­pel del re­cep­tor en el men­sa­je con­no­ta­ti­vo es ac­ti­vo, ya que pa­ra de­co­di­fi­car el men­sa­je de­be re­cu­rrir a pro­ce­sos in­te­lec­tua­les vin­cu­la­dos a su com­pe­ten­cia.

De­no­mi­na­mos “com­pe­ten­cia” a los có­di­gos que ma­ne­ja el re­cep­tor, for­man­do los co­no­ci­mien­tos co­mu­nes pa­ra de­co­di­fi­car los men­sa­jes.

Es­tas dos di­men­sio­nes mar­chan jun­tas; no exis­te un lí­mi­te pre­ci­so en don­de ter­mi­na el men­sa­je de­no­ta­do y co­mien­za el con­no­ta­do. Así co­mo el sig­ni­fi­ca­do de­no­ta­ti­vo de­pen­de de la re­la­ción sig­no-re­fe­ren­te, el sig­ni­fi­ca­do con­no­ta­ti­vo de­pen­de de la re­la­ción sig­no-usua­rio.

Si bien no hay pro­ble­mas cuan­do las con­no­ta­cio­nes son cul­tu­ra­les, hay con­flic­tos cuan­do se tra­ta de va­lo­ra­cio­nes per­so­na­les, de ahí la ne­ce­si­dad de un mí­ni­mo de ni­vel de­no­ta­ti­vo pa­ra que la co­mu­ni­ca­ción sea fac­ti­ble.

vía: wolkoweb.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: